Reconocemos que somos un poco gurmets y la verdad es que hemos disfrutado mucho comiendo por los restaurantes de los valles. El guisante negro ha sido un gran descubrimiento y el arroz de montaña espectacular!